Pilates para la espalda

Pilates para la espalda

En ConsultaClick

El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes, en su mayoría ocasionado por una postura incorrecta, una respiración inadecuada y desequilibrios corporales. Marisa Rodríguez Lucas, monitoria de Pilates, explica cómo este método ayuda a nuestra espalda.

Joseph Pilates diseñó un sistema de ejercicios controlados que nos lleva a tomar conciencia de nuestro cuerpo, con el objetivo de conseguir una buena postura, aumentando el control, el equilibrio, la fuerza y flexibilidad del cuerpo de la forma más saludable y segura posible.

¿Qué aporta el método Pilates para la salud de mi espalda?

Estabilización y control central

El powerhouse o centro de energía es a partir de donde se estructuran los movimientos del método Pilates. Están orientados a conseguir mantener una postura y una alineación correctas, esenciales para el uso apropiado de los músculos y la realización sin esfuerzo de la más pesada de las tareas cotidianas. El trabajo desde el powerhouse facilita la alineación postural y funcional de la columna hacia su posición natural, haciendo los movimientos más seguros. Por lo tanto, al fortalecer el centro, mejoran de forma notable nuestra alineación y postura, reduciendo o eliminando en algunos casos numerosos problemas de espalda, mejorando sin duda nuestra calidad de vida.

Elongación axial

La columna vertebral presenta curvaturas naturales que se acentúan por la fuerza de la gravedad, determinadas posturas y por la edad, presionando sus articulaciones y limitando los movimientos, lo que puede provocar distintas patologías como hernias o protusiones discales. El Pilates será beneficioso al trabajar la elongación axial que ayudará a liberar la presión sufrida por los discos intervertebrales, aumentando el espacio entre las vértebras para mejorar la vascularización de vasos y nervios y mejorar la movilidad articular.

Fortalecimiento muscular y alineación postural

Ya hemos comentado como los ejercicios de Pilates trabajan intensamente la fuerza de la musculatura estabilizadora (postural), pero la prioridad es que se haga siempre manteniendo un buen alineamiento postural. Para que las articulaciones funcionen correctamente y sufran el menor desgaste posible es esencial que su movimiento se realice perfectamente alineado.

El Pilates trabaja mucho sobre la alineación de la pelvis al ser el centro del cuerpo. El modo de sostenerla afectará a la postura, pudiendo llegar a causar daño y dolor. La posición neutra aporta un punto de apoyo más sólido y, con ello, mayor fuerza, reduciendo el estrés de todas las partes conectadas con la columna, incluidas articulaciones, tendones y ligamentos.

La colocación de la cintura pélvica y escapular favorece el alineamiento de las extremidades, proporcionando un anclaje fijo para que la musculatura superior e inferior trabaje correctamente, esencial para transferir eficientemente las fuerzas para poder adoptar todas las posiciones de una forma equilibrada y evitar lesiones, eliminar las tensiones y corregir la postura, estirar y fortalecer los músculos que protegen a la columna vertebral, responsables de la salud de la espalda.

Flexibilización articular y muscular:

Joseph Pilates decía: “la flexibilidad de tu columna revela tu edad” y tenía razón. Con la edad es en la columna donde se produce uno de los mayores deterioros de la flexibilidad, principalmente en la extensión.

Cada articulación tiene un rango de movimiento ideal.

El sistema articular cambia su movilidad en función del estilo de vida, alimentación, predisposición genética, enfermedades, adoptando un patrón de movimiento en función de estas necesidades, esto supone un desequilibrio en la movilidad a lo largo de las cadenas cinéticas.

Pilates trabaja alineando los segmentos óseos en rangos de amplitud articulares progresivos, lo que favorece la eficiencia en la contracción y alargamiento muscular. Los elementos articulares reestablecen su función al no estar sometidos a fuerzas y tensiones externas, por lo que se recupera la movilidad articular normal, aquella que no produce lesión.

Conciencia corporal y postural

“Los hábitos incorrectos son responsables de la mayor parte de nuestras dolencias, si no de todas ellas” pensaba Joseph Pilates. Con su programa de “Contrología” intentó reeducarnos para desarrollar el cuerpo teniendo en cuenta la eficiencia que requiere el desempeño de nuestros quehaceres cotidianos. Cada uno de los ejercicios Pilates está diseñado para moverse a lo largo del día. Aprenderás a moverte sin generar tensiones de forma eficiente y funcional.

Al principio puede parecerte que los movimientos de Pilates no guardan ninguna relación con tu rutina diaria.

Sin embargo con el tiempo te darás cuenta de que estás aprendiendo a tomar conciencia del cuerpo. A partir de ahí el control muscular se puede aplicar a cualquier función del movimiento físico, desde andar y correr hasta levantar y transportar un peso. Entonces notarás grandes cambios en tu cuerpo, en tu postura y en consecuencia en tu salud física y mental.

Aquello que Joseph Pilates hace tanto tiempo intuyó, creó y aplicó sin valor científico, pero con total eficiencia y eficacia, está cobrando rigor gracias a las investigaciones de muchos profesionales de la salud. La ´”fama” del método Pilates en la recuperación de lesiones trae a los estudios a personas con diferentes disfunciones y patologías (hernias, protusiones, escoliosis, lesiones, dolencias musculares…) que encuentran en Pilates uno de los métodos más directos y potentes para la prevención, tratamiento y rehabilitación de estas lesiones y problemas del aparato locomotor.

Mi consejo: bien realizado Pilates es una fuente de salud, mal enseñado puede ser causa de lesiones, así que busca un buen profesional y empieza a cuidar tu espalda. En definitiva, es la única que tienes y debe durarte toda la vida.

Si quiere pedir cita online con Marisa Rodríguez, puede hacerlo aquí.
PIDE CITA ONLINE

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *